Cómo viajar con niños sin estrés

Viajar con niños es una experiencia maravillosa que enriquece a toda la familia, sin importar la edad, permitiendo a los padres pasar tiempo de calidad con sus hijos, pero también puede agobiarles y generarles dudas y estrés.

Sin embargo, con nuestra asesoría en todo el proceso, todo sale bien.

Antes del trayecto

Una de las mejores partes del viaje es la planificación, la ilusión por descubrir el mundo, disfrutar de cada minuto, incluso desde antes de decidir el destino.

Algo que siempre hay que tener en cuenta es llevar toda la documentación en regla.

Un complemento útil puede ser también una pulsera identificativa para los más pequeños en las que se puede grabar el teléfono de contacto de los padres.

No está de más llevar desde casa un botiquín con los medicamentos más habituales de los niños, así como elementos de primeros auxilios para cortes, rozaduras o ampollas.

Durante el trayecto

Prevea las molestias que sufren los oídos infantiles por los cambios de presión durante el despegue y aterrizaje del avión, succionando sorbitos de líquidos o masticando chicles y caramelos.

Procure llevar un dispositivo con los videos favoritos de los niños, para cubrir varias horas de entretenimiento y que la batería esté cargada.

Viaje con una almohada inflable o un cojín pequeño, para ayudar a los niños a dormir durante el trayecto, y a que se sientan más cómodos mientras estén sentados.

 Una vez en el destino

Deshaga la maleta y organize todo, ayudando a crear un espacio cómodo y familiar, en el que tanto niños como adultos se sientan como en casa.

Olvídese de las agendas y las prisas, sea flexible, e intente improvisar, dentro de un orden. Antes de dormir, planifique en familia las actividades del día siguiente, teniendo en cuenta las opiniones de los hijos y haciendo que participen en las decisiones del viaje.

Acerca del Autor

client-photo-1
EliataTours

Comentarios

Deja un comentario