Otros santuarios

Basílica de San Pedro, vaticano, Italia

Durante la gran persecución del año 64 d.C. contra los cristianos emprendida por Nerón contra los cristianos, en el escenario del circo de Calígula, San Pedro sufrió el martirio, fue crucificado y sepultado en la tierra, como se lee en elLiber Pontificalis (I,118): “via Aurelia (…) iuxta palatium Neronianum, in Vaticanum” [en Vaticano, sobre la vía Aurelia, frente al palacio de Nerón]. Entre los testimonios que individuaron el lugar del martirio, un párrafo de Eusebio de Cesarea (siglo IV) cita una carta escrita por Gaio a Proclo en que el presbítero invita a su amigo a Roma: “al Vaticano y sobre la vía Ostiense, encontrarás los trofeos de quienes fundaron esta Iglesia”. Justamente por la importancia de este testimonio, el nicho del siglo II, hallado durante las excavaciones en la necrópolis vaticana que protegía la sepultura de San Pedro, recibió el nombre de “Trofeo de Gaio”. Después de la proclamación del edicto de Milán (313 d.C.) por el emperador Constantino, los cristianos tuvieron  facultad para construir sus edificios de culto: el mismo Constantino, en el año 324, inició la construcción de la basílica que debía encerrar el “Trofeo di Gaio” y hacer de la tumba de Pedro el núcleo de la estructura. Consagrada en 329, la monumental basílica se presentaba como un edificio de planta longitudinal con cinco naves y crucero. En la parte externa, una escalinata llevaba al cuadripórtico delante de la basílica, conocido también como paraíso, en cuyo centro se encontraba una fuente para las abluciones de los catecúmenos señalada con la Piña en bronce de gran tamaño, citada por Dante en la Divina Commedia (“su rostro me parecía largo y ancho/como la piña de San Pedro en Roma” Inf. 31, 58-60) y que hoy está en el homónimo patio de los Museos Vaticanos.

En esta Basílica, la noche de Navidad del año 800, Carlomagno, rey de los francos, fue coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. A esta misma Basílica, hasta comienzos de 1300 llegaban caminando miles de peregrinos de toda Europa para venerar la tumba del “príncipe de los Apóstoles”.
Roma fue abandonada durante el cisma de Aviñón (1309-1377) y la basílica que tenía ya más de mil años, empezó a sufrir crecientes problemas de estabilidad y conservación. No se tienen muchos datos sobre este tema, pero se sabe que el papa Nicolás V, a mediados de 1400, encargó al arquitecto Bernardo Rossellino un proyecto que preveía un nuevo coro, fuera del ábside constantiniano, que se construyó en forma parcial, alcanzando la altura aproximada de un metro y medio. A principios de 1500, la necesidad de restaurar y reconstruir completamente San Pedro se hacía cada vez más impelente, por lo que el nuevo papa, Julio II, elegido en octubre de 1503, decidió, en 1505, encargar la obra a Donato Bramante, uno de los mejores arquitectos de ese tiempo, que se encontraba en Roma: por esta empresa, a Bramante se le dará el sobrenombre de “Maestro Ruinante” (Maestro de las ruinas).

En el museo de los Uffizi (Florencia) se conservan numerosos diseños suyos relativos a esta obra con una característica común: proponen una planta cuadrada en la que se incluye una cruz griega con cuatro ábsides sobresalientes; el cuadrado que en el espacio se transforma en un cubo, en su centro está cubierto por una cúpula hemisférica. El conjunto se inspira en una simbología precisa, “esquematizable –según una antigua tradición en especial viva en ambiente bizantino– en un cubo (la tierra) que se expande en cuatro brazos (las cuatro partes del mundo) y coronado por una cúpula (el cielo)”.

Santuario del Divino Niño Jesús, Bogotá, Colombia

El templo, ubicado al sur oriente de la ciudad en el barrio 20 de Julio, es uno de los más importantes centros de peregrinación y oración de Bogotá. Sobresalen la figura del Cristo Resucitado del altar mayor elaborado en mármol, las lámparas que penden de la nave principal y los bellos vitrales dispuestos en las naves laterales. La imagen del Divino Niño Jesús se venera en una pequeña capilla-corredor situada a espaldas del altar mayor.

La devoción se debe a que en el año de 1935, cuando el padre salesiano Juan del Rizzo llegó al barrio Veinte de Julio, convencido de la importancia de honrar la infancia de Jesús, decidió encargar, en el almacén de arte religioso Vaticano del barrio La Candelaria, una imagen del infante que traslada a aquellos campos  disponiéndose a propagar su devoción.

Desde entonces el Santuario  del Divino Niño ha crecido en configuración arquitectónica y en feligreses  que por millares, con  recogimiento y fe, acuden en acción de gracias y en busca de ayuda a sus necesidades.  El santuario congrega a su alrededor un conjunto de obras que apoyan el trabajo social con las comunidades menos favorecidas de la ciudad. El templo, la plaza cubierta anexa y el parque del barrio se colman de visitantes y devotos que todos los domingos acuden en romería a venerar la milagrosa imagen.

Santuario de San Miguel de Arcángel, Italia

El santuario de San Miguel Arcángel, es un pequeño santuario católico italiano de origen altomedieval erigido en el Gargano.

Es el santuario dedicado al arcángel Miguel más antiguo de Europa occidental y ha sido lugar de peregrinaje importante desde principios de la Edad Media. En 2011, fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Santuario de la Divina Misericordia, Polonia

El dinámico desarrollo de la devoción a la Divina Misericordia y de la numerosa afluencia de peregrinos al Santuario de la Misericordia en Cracovia-Łagiewniki, especialmente después de la beatificación de Sor Faustina, hizo que el arzobispo de Cracovia, el cardenal F. Macharski, constituyera en 1996, una fundación destinada a la construcción de un nuevo templo (con capacidad para 5,000 personas) y locales con servicios sociales para los peregrinos. Un año más tarde (el 7 de junio de 1997), durante la visita de Juan Pablo II al Santuario de Łagiewniki, el Papa Juan Pablo II bendijo una piedra procedente del Gólgota como la primera piedra de la iglesia, y pudo ver la maqueta del desarrollo del santuario que le fue presentada, dejando en ella su firma. El 17 de agosto de 2002, durante la última peregrinación del Papa a su querida patria dedicó el nuevo templo, y tras su bendición, consagró el mundo entero a la Divina Misericordia. Luego, el 6 de marzo de 2003, el templo fue elevado a la categoría de Basílica Menor.

La basílica, fue construida siguiendo el proyecto de Witold Cęckiewicz, que le dio la forma de un barco, que alude al „Arca de la Alianza” contemporánea, en la que se pueden salvar todos aquellos que ponen su esperanza en la misericordia de Dios. En el presbiterio de la iglesia, detrás de un enorme altar de piedra, se encuentra el sagrario, que tiene la forma del globo terrestre con los continentes bien marcados, abrazado por un arbustos azotado por fuertes vientos, que simboliza el mundo moderno o al hombre contemporáneo sacudido por diferentes corrientes. En este arbusto, y justo encima del sagrario está la imagen de Jesús Misericordioso (obra de Jan Chrząszcz), que nos recuerda lo que dijo el Papa Juan Pablo II: que el mundo encontrará la paz en la misericordia, y el hombre encontrará su felicidad. Algunos ven, en la decoración que hay en el presbiterio, un símbolo de la zarza ardiente a través de la cual habló Dios a Moisés, pues así como en el pasado Dios habló a Moisés, similarmente, en nuestros tiempos, Dios ha hablado al mundo por medio de santa Sor Faustina, dejándonos el mensaje profético de la Divina Misericordia para la Iglesia y para el mundo entero.

Santuario de la Medalla Milagrosa, París, Francia

El cielo bajó a la tierra…Desde julio hasta diciembre de 1830 sor Catalina, joven novicia de la Hijas de la Caridad, recibe el inmenso favor de conversar tres veces con la Virgen María.
En los meses precedentes, Catalina fue favorecida con otras apariciones. San Vicente de Paúl le enseñó su corazón. Estando en oración en la capilla, Catalina vió, tres días seguidos, el corazón de San Vicente de Paúl de tres colores distintos. Se le apareció primero blanco, color de paz; luego, rojo, color de fuego; por último, negro, señal de las desgracias que iban a caer sobre Francia y París en particular.
Poco después, Catalina vio a Cristo presente en la Eucaristía, más allá de las apariencias del pan.
« Ví a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, durante todo el tiempo de mi seminario, excepto todas las veces en que dudé. »
El 6 de junio, fiesta de la Santísima Trinidad, se le apareció Cristo como Rey crucificado, despojado de todos sus atributos. El 18 de julio de 1830, en vísperas de la fiesta de San Vicente a quien quiere tanto, Catalina acude a este santo que le había mostrado su corazón desbordante de amor, para que su gran deseo de ver a la Santísima Virgen se cumpla por fin. A las once y media de la noche, oye que la llaman por su nombre.
Al pie de su cama, un niño misterioso la invita a levantarse  :
« La Virgen María te espera »
dice. Catalina se viste y sigue al niño cuyos destellos iluminan todo a su paso.
Llegan a la capilla, Catalina se detiene cerca del sillón del sacerdote situado en el presbiterio. Oye entonces como el “frufru” de un vestido de seda.
«He aquí la Santísima Virgen »dice su pequeño guía. Duda en creerlo, pero el niño repite en voz más alta:
« He aquí la Santísima Virgen. »
Catalina corre a arrodillarse ante María sentada en el sillón.
Entonces, de un salto, me puse de hinojos, en las gradas del altar, apoyadas las manos en las rodillas de la Virgen Santísima.
Allí, pasó un momento, el más feliz de mi vida. Sería imposible decir lo que experimenté. La Virgen me dijo cómo debía portarme con mi confesor y varias otras cosas.
Catalina recibe el anuncio de una misión y una petición: que se funde una Cofradía de las Hijas de María. Lo que hará el Padre Aladel el 2 de febrero de 1840.

En esta capilla escogida por Dios, la Virgen María en persona ha venido a revelar su identidad por medio de un objeto pequeño, una medalla, destinada a todos sin distinción!La identidad de María era tema de controversias entre teólogos desde los primeros tiempos de la Iglesia. En 431, el Concilio de Efeso había proclamado el primer dogma mariano: María es madre de Dios. Desde 1830, la invocación
« Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti »
que se levanta hacia el cielo, mil y mil veces repetida por miles de almas cristianas en todo el mundo a petición de la Madre de Dios, va a producir su efecto.
El 8 de diciembre de 1854, Pío IX proclama el dogma de la Inmaculada Concepción: por una gracia especial que ya le venía de la muerte de su Hijo, María fue concebida sin pecado.
Cuatro años más tarde, en 1858, las apariciones de Lourdes van a confirmar a Bernadette Soubirous el privilegio de la madre de Dios.
Corazón Inmaculado, María fue la primera rescatada por los méritos de Jesucristo. Es luz para nuestra tierra. Todos estamos destinados, como ella, a la felicidad eterna.

Santuario del santo Sudario,Turín, Italia

El Sudario de Turín también conocido como la Síndone, la Sábana Santa o el Santo Sudario— es una tela de lino que muestra la imagen de un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión.​ Se encuentra ubicado en la capilla real de la catedral catedral de San Juan Bautista, en Turín  (Italia).

El sudario mide 436 cm × 113 cm. Los orígenes del sudario y su figura son objeto de debate entre científicos, teólogos, historiadores e investigadores. Algunos sostienen que el sudario es la tela que se colocó sobre el cuerpo de jesucristo en el momento de su entierro, y que el rostro que aparece es el suyo. Otros afirman que este objeto fue creado en la Edad Media. La iglesia católica  no ha manifestado oficialmente su aceptación o rechazo hacia el sudario, pero en 1958 el papa Pio xll autorizó la imagen en relación con la devoción  católica hacia la Santa Faz de Jesús. Se puede considerar que la utilización de nuevas tecnologías en el estudio del sudario comienza en 1898, cuando un fotógrafo aficionado, Secondo Pia, observó que en los negativos de las tomas que había realizado se podía ver con más nitidez la imagen del cuerpo (Cf. sección siglo xvl  a nuestros días ). En 1988 la Santa Sede autorizó la datación por carbono de la sábana, que se realizó en tres laboratorios diferentes, y los tres laboratorios dataron la tela entre los siglos xll y xlv (1260-1390).